Agustín Lara

No podemos hablar de Tlacotalpan sin mencionar al flaco de oro Agustín Lara. Pocas personas saben que su nombre completo es Ángel Agustín María Carlos Fausto Mariano Alfonso del Sagrado Corazón de Jesús Lara y Aguirre del Pino.

Fue un compositor mexicano nacido en Tlacotalpan en 1897 que por su formación autodidacta, su prolífica producción y su gran éxito, lo han considerado en muchas ocasiones como el Irving Berlin de la música mexicana.

Son incontables las canciones compuestas por Agustín que han alcanzado la fama de forma internacional.

Granada (inmortalizada por el tenor Mario Lanza), el chotis Madrid, Noche criolla, La Cumbancha, Noche de ronda, Solamente una vez, Palmera o María bonita (escrita para su esposa, la actriz María Félix) son solo algunos ejemplos de su ámplio repertorio musical.

Sus canciones han sido adaptadas a diferentes idiomas y cantadas en muchos estilos diferentes.

Agustín Lara tambien sobresalió en composiciones melódicas para el cine, siendo un ejemplo de ellas es la partitura de Santa que fue utilizada en una de las primeras películas sonoras realizadas en México.

Biografía

A pesar de haber estudiado piano y mostrado grandes actitudes, Agustín Lara ingresó al colegio militar a la edad de 15 años, aunque pronto se dio cuenta que esa no era su vocación.

En la década de 1920 trabajó como pianista en diferentes bares y cafés y en salas del cine mudo. Y a finales de esa década gracias a su gran talento ya apoyaba en el piano a artistas como Juan Arvizu y Maruja Pérez.

Durante 1931 dirigió el programa de radio “la hora azul” de la cadena XEW. Y comenzó a dirigir la orquesta de El Son Marabu al mismo tiempo en el que Ana María Fernández y Toña la Negra popularizaban sus canciones.

Es ahí donde comenzó su rápido ascenso hacía la fama y en 1932 realizó su primer gira por el extranjero, en ciudades como París, donde su canción “El Farolito” se convirtió en un tema de moda, al mismo tiempo que en Chile y Perú.

En el año de 1935 realizó una gira por México junto con Pedro Vargas y el Chino Ibarra en la que obtuvo un enorme éxito y reconocimiento nacional. De todos los espectáculos que Agustín Lara presentó se recuerdan de forma especial; Pecadora, Revancha, Coqueta, Mujeres en mi vida, Perdida y La mujer que yo amé.

Fue contratado para trabajar en Hollywood para musicalizar películas, pero no le resultó nada fácil acostumbrarse a ese mundo lleno de frivolidad y deshumanizado, con todas sus tentaciones, divas y directores caprichosos.

Aunque no quiso centrar su carrera en el cine, se popularizó gracias a las canciones que compuso para filmes como Santa, México Lindo, Carne de Cabaret, Virgen de medianoche, Pervertida, Noche de ronda, Humo en los ojos, Señora tentación, Cortesana y Aventurera.

Uno de los motivos que facilitó su entrada al mundo del cine fue el casarse en 1945 con la bella y controvertida actriz mexicana, María Félix.

Durante este matrimonio, Agustín Lara convirtió su casa de Las Lomas en un centro de reunión para escritores y artistas. Era un gran foco de atención para el público y de esta forma su popularidad tanto como la de su esposa Mária Félix aumentaba día a día.

Durante toda su carrera como compositor, y como autor de la mayoría de sus letras, Agustín Lara creó muchas canciones románticas que alcanzaron popularidad a nivel mundial.

El total de las obras que realizó el compositor comprende de unas setecientas piezas entre boleros, pasodobles, baladas, tangos, pasacalles y melodías, que podrían enmarcarse dentro del género tropical; aunque también fue autor de la opera “El pájaro de Oro” en 1946.

Los temas más conocidos de agustín ademas de los ya mencionados son: Lamento jarocho, Mujer, Veracruz, Azul, Rival y Arráncame la vida. Todos estos títulos han resistido el paso del tiempo, y en la actualidad se siguen escuchando.